El turismo, un sector mundial estratégico

En 2019, la celebración del Día Mundial del Turismo (DMT), que se celebra cada año el 27 de septiembre, se han articulado en torno al tema de «Turismo y empleo: un futuro mejor para todos».

En los últimos sesenta años el turismo ha crecido convirtiéndose en uno de los sectores más importantes al mundo, del que se benefician las comunidades en todo el globo: según datos de la Organización Mundial del Turismo este sector representa el 10 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) mundial y emplea al 10 por ciento de los trabajadores del planeta, porcentaje que se prevé continuará creciendo a una medida anual del 3 por ciento hasta 2030.

De 1950 a hoy los desplazamientos de turistas a nivel mundial han pasado de 25 millones a 1300 millones y los ingresos provenientes del turismo en los países de destino aumentaron de 2000 millones de dólares americanos a 1260 billones.

Es por esto que, en 2019, la celebración del Día Mundial del Turismo (DMT), que se celebra cada año el 27 de septiembre, se han articulado en torno al tema de «Turismo y empleo: un futuro mejor para todos».

A menudo se subestima el papel del turismo en la creación de empleo, a pesar de que el turismo, como dicho antes, genere el 10% de los puestos de trabajo en el mundo y de que esté incluido en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 8 por su potencial para crear trabajo decente.

La OMT en esta edición hizo un llamado a los gobiernos y operadores privados: “Se necesitan nuevas políticas para aprovechar al máximo el potencial del turismo de crear más y mejores puestos de trabajo, especialmente para las mujeres y los jóvenes. Se requieren también nuevas medidas para reflejar e incorporar los avances tecnológicos en curso. Las políticas y actuaciones deben orientarse a abordar el desajuste actual entre las habilidades turísticas que se imparten y las que necesitan los empleadores. Para ello, es menester un enfoque holístico del futuro del empleo en el turismo, con una mayor cooperación entre todos los implicados, incluidos los sectores público y privado”.

En toda respuesta, el Gobierno boliviano, en ocasión de las celebraciones para el pasado 27 de septiembre, reafirmó su política de fortalecer el turismo en el país como uno de sus principales pilares de crecimiento económico, tras experimentar en los últimos años un crecimiento importante con un efecto multiplicador en la generación de empleos en toda la cadena. De acuerdo con la ministra boliviana de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca, el turismo en Bolivia se ha constituido como una de las principales fuentes de ingreso de divisas y es generador de empleos. Datos de la OMT y del Instituto Nacional de Estadística de Bolivia (INE) muestran un crecimiento promedio de este sector del 10% frente al 5% de los años anteriores al 2006.

Asimismo, Alanoca comentó que las cifras anuales que se mueven por este rubro superan los US$800 millones, que implican casi la mitad del aporte del sector de hidrocarburos, el principal generador de economía boliviana.

Los ingresos del turismo pueden representar una clave para la economía de varios países de América Latina especialmente si generados mediante el fortalecimiento del turismo comunitario e indígena concebido como como una estrategia de apoyo a la conservación de las áreas naturales y de la riqueza cultural de los países.

Cerrar menú