Una mirada a la música de los Chipayas

Ramiro Gutiérrez Condori, antropólogo e investigador de etnomusicología analiza en el periódico Pukara la peculiaridades de los rasgos musicales de la cultura chipaya

musica-chipayas

Lo chipaya son considerados uno de los más antiguos pueblo de Sudamérica, con una historia milenaria que se remonta aproximadamente a 2.000 años antes de Cristo. En el curso del tiempo los chipayas han mantenido rasgos culturales que se diferencian de los de sus vecinos aymaras y quechuas, lo que se refleja en su vestimenta, su economía, su lengua, su cultura material y su música.

Es justamente de la música chipayas que escribe Ramiro Gutiérrez Condori, antropólogo e investigador especializado en el campo de la educación y etnomusicología en el número de marzo del periódico mensual Pukara.


El carácter ritual de la música de los Chipayas

“Los chipayas mantienen hasta la actualidad muchos de los rasgos musicales que han practicado durante miles de años, si bien estas manifestaciones cultura­les han ido cambiando, muchas de ellas se conservan en la ac­tualidad y es posible identificar ciertos patrones y conocimien­tos referidos a la estética y de­sarrollo musical de los chipa­yas” escribe Gutiérrez Condori en el artículo. “Lo primero que diferencia de la música de los quechuas y aymaras es su carácter ritual. Esta diferencia tiene que ver con la interpretación individual y colectiva y con el principio de músico-baile que caracteriza a la música tradicional andina”.

El investigador identifica tres grupos de instrumentos musicales característicos de la cultura chi­payas: Instrumentos de cuerda de origen español, ins­trumentos aerófonos y mem­branófonos de origen uru chi­paya y finalmente instrumentos aerófonos de origen aymara, hoy parte de la organo­logía chipaya. Instrumentos de origen chipaya son el mays­hu, el putzi de seis tubos, el lho­ki, el chutu y la caja. Los instrumentos también se diferencian por su uso: tarqa, li­chiwayu, zampoña, lakita, gui­tarra son utilizado para interpretar música y hacer bailar a la comunidad; pututu y thoti para llamar a reuniones o como símbolo de autoridad mientras que mayshu y lhoki sirven para invocar y comunicarse con sus dioses.


Dos escenarios rituales y festivos

“Existen dos escenarios rituales y festivos, las ceremonias y ri­tos en honor a los mallkus, pa­chamama y las fiestas católicas donde el baile, la celebración y la alegría son los elementos fundamentales. En términos musicales podemos hablar de música ritual en honor a los mallkus y dioses mayores y me­nores y música festiva en honor a los santos y vírgenes del ca­tolicismo”.

La ejecución individual de la música ritual, utilizada ex­clusivamente en ceremonias mediante las cuales entraban en contacto con sus dioses, y el carácter sagrado del sonido, la música y el instrumento representan ele­mentos propios de la música chipaya. En cuanto a la música de tropa y baile esencialmente los chipa­yas interpretan el lichiwayu, la tarqa y la zampoña 7×8, este último fuertemente usada en los años ochenta y noventa por los chipayas y que hoy ya no se toca. Por influencia de los chipayas que viven en Chile, en cambio, a principios del siglo se ha empeza­do a tocar la lakita.

Escribe Gutiérrez Condori: “Cada ayllu tiene su propia tropa de música comunitaria, la que es dirigida por un maestro reco­nocido por la comunidad por sus habilidades musicales; hasta ahora estos músicos especiali­zados son aun los líderes de las tropas musicales. Asimismo, es común el uso de instrumentos de bronce que se aprenden en el colegio. En la actualidad el ushni pinkallo o chutu, el ma­yshu y el lhoki ya no se tocan”.

Déjanos un comentario y crezcamos juntos